EL DOLOR DE NO SER ACEPTADO POR QUIENES SOMOS, LAS CONSECUENCIAS Y LA SALIDA

EL DOLOR es auto creado ya que es una forma de no aceptación y resistencia inconsciente hacia lo que es. Es una forma de juicio a nivel mental y a nivel emocional, rencor y odio. Podemos salir de esto al aceptar y fluir.
La no aceptación y resistencia viene de la necesidad biológica de pertenecer a la manada, que hoy en día es la familia, la sociedad y el sistema pues tenemos memoria genética de que como mamíferos, no podemos sobrevivir si somos excluidos. Por esta necesidad renunciamos a aspectos de nuestro Ser. Sentimos que al ser quienes somos no nos pueden amar, que defraudamos, que no podemos decir lo que necesitamos porque los lastimamos, les hacemos daño y estamos siendo crueles.
Todo esto es la máscara de la necesidad biológica y psicológica de ser aceptados, amados y sentirnos integrados a la manada y haremos cualquier cosa para pertenecer.
Nos convencemos de ser buenos porque nos preocupamos por los otros. Nos sentimos responsables de los destinos de los demás tratando de ayudarlos. Así nace la CONSTELACIÓN MEGALÓMANA de sentirnos tan fuertes, tan importantes, tan responsables, omnipotentes y no queremos que se den cuenta de lo vulnerable que nos sentimos si asumimos nuestras heridas y necesidades.
Para protegerme de la exigencia social, empezamos a querer excluirnos y a no querer relacionarnos para no sentirnos malos, insuficientes y responsables del dolor del otro.
Al enfrentarnos a “que somos malos” por ser como somos, exigidos, censurados y juzgados por nuestro clan, sociedad etc., sentimos desesperanza, y para no sentirla tratamos y tratamos mas y mas de ser aquello que los otros quieren, pues el Tirano Interno, esa parte de nosotros que nos protege de los otros, la auto exigencia, en su afán de protegernos, se vuelve inflexible, nos exige sacar lo mejor de nosotros, como lo hizo nuestra familia, para poder pertenecer, pues sabe que es un asunto de vida o muerte.
De esta forma nos vamos desconectando de lo censurado, volviéndonos los mas severos e intransigentes con nosotros mismos, asustados de ser quienes somos y por lo tanto proyectando esa intransigencia y severidad afuera.
Por no soportar ser malos, nos rebelamos, nos sometemos o nos retraemos viviendo con culpa. Estas tres son reacciones ante los otros y no son formas de estar que escojamos, sino reacciones en función de los otros.
Nos dan y nos aceptan si nos portamos bien y nos rechazan y nos excluyen si nos comportamos de la forma que ellos consideran la incorrecta. Nuestros ancestros y la sociedad hace esto pues ellos vivieron lo mismo; les inculcaron el mismo miedo a ser excluidos, por esto se doblegaron y nos doblegan es su afán de guiarnos para sobrevivir.
La pseudo solución se convierte en ya no ser amado y aceptado, sino en ser apto, suficiente, bueno, modoso, casto, puro, etc. ¡Pobre de aquel que se atreva a ser lujurioso, malo, sucio, grosero! Lo satanizaremos con nuestro juicio implacable como lo hicieron con nosotros; ¿cómo se pueden dar el lujo de ser tan cínicos y yo no?.
En lugar de ir a las relaciones buscando oportunidades para que fluya la radiante ALEGRÍA que soy, aprendemos a ir a las relaciones con miedo a mostrar quienes somos por lo tremendamente censurados que hemos sido; porque profundamente creemos que si somos quienes somos, lastimaremos, ofenderemos a los otros al mostrarnos tal cual y resulta, entonces que tanto al mostrarnos, como al no mostrarnos, sentimos que no somos suficientes de cualquier forma. Por esto las relaciones se vuelven tan peligrosas, extenuantes y acabamos por renunciar a pertenecer ya que implica meternos en la jaula otra vez y ser heridos, cerrándonos cada día mas y mas, desconectándonos de nuestra esencia real y del mundo.
IMG_5970
La salida de este circulo vicioso es:
• sentir la rabia de haber sido y ser tan exigido y condicionado,
• sentir el dolor de no poder ser aceptados como somos,
• entender que no podemos ser responsables ni de la felicidad, ni del sufrimiento del otro,
• entablar un diálogo con el niño interno, con la parte biológica para convencerlos de que no pertenecer no es ya de vida o muerte ahora,
• construir el valor interno para aceptar la soledad,
• renunciar poco a poco a pertenecer,
• darse cuenta que en la medida en la que me exijo, exigimos a los demás,
• perdonarnos por exigirnos tanto y manifestar un medio ambiente tan exigente,
• no caer en la tentación de creer que alguien nos dará algo o nos salvará, pues volveremos a prostituirnos y desconectarnos de nosotros mismos.
• aprender a darnos el reconocimiento, la aceptación y el amor a nosotros mismos,
• pedir Luz para iluminar nuestra parte obscura, negada que se siente mala,
• entender que estamos aquí para expresar, explorar y experimentar quienes somos,
• soltar y rendirnos a la voluntad de Dios, pedir ayuda sintiendo cómo, una fuerza mayor, nos saca de este pantano de repeticiones interminable,
• nutrirnos de la energía de la madre universal, del padre sol, de la naturaleza etc.
• enfocarnos en el agradecimiento de todo lo que manifiesto, desde lo mas pequeño,
• ir a las relaciones enfocándonos en expresar quien soy, espontáneamente, en lugar de dar lo que creemos que los demás quieren de nosotros.

EJERCICIO 1: Elaboren una lista de qué les exigió cada uno de sus familiares, para que tengan claro cuales han sido las exigencias de su medio; dense cuenta que a veces tiene que ver con sus recursos, su esencia. Por ejemplo:
Mi abuelo me exigió ser exitosa, eficiente. Mi abuela: femenina y cuidadora. Mi madre: independiente y libre. Mi padre: que fuera artista, creativa, fuerte, astuta y así, todos viendo mi esencia y exigiéndome ser lo mejor que soy para poder pertenecer y así sobrevivir.
EJERCICIO 2: Con todo lo que esta pasando negativo en el mudo como la corrupción, el cinismo, la manipulación, el control, el abuso, etc., escoger a un personaje que mas nos moleste y en lugar de satanizarlo, empezar a integrar aquello que nos muestra de nosotros mismos y que no integramos.
Démonos cuenta que juzgamos tanto porque no hemos integrado nuestras partes que son como ellos y que tenemos pánico a aceptar que nos sentimos igual de malos, corruptos, cínicos, abusadores, controladores, manipuladores.
Es mas fácil apuntarlos con el dedo que voltearme hacia mi y por esto manifestamos el mundo en el que vivimos. Esto es lo que fomenta el mal interno y externo y en la medida en que traigo luz a mi sombra, me doy cuenta que no hay nada que ocultar, todo es perfecto, yo soy perfecta, la vida es perfecta y encuentro el sentido de todo lo que es. Perdono a mis ancestros pues me perdono y entiendo que hicieron lo mejor que pudieron.
¡ TODO LO DE AFUERA ES REFLEJO DE MI MISMO !

Anuncios

“LOS VECTORES” HERRAMIENTA DE DIAGNOSTICO DE MARCO PFISTER

VECTORES.2 “LOS VECTORES”, TÉCNICA DE DIAGNÓSTICO EN BASE A LOS SÍNTOMAS DESARROLLADA POR MARCO PFISTER, PARA VALORAR EL GRADO DE URGENCIA Y PELIGRO DE NUESTRO CLIENTE QUE NOS AYUDA A UBICAR, SI EL CLIENTE ESTÁ EN SIMPATICOTONÍA, VAGOTONÍA, EPICRISIS O NORMOTONÍA DE ACUERDO A LA SEGUNDA LEY BIOLÓGICA DEL DR. HAMER.

Mi intención es compartir el resumen que he elaborado después de tomar el curso de 5LB con Marco Pfister, pues considero que es una guía maravillosa y debe de estar al alcance de todos los que estudiamos todas las especialidades que tienen como base  el maravilloso trabajo del Dr. Hamer;  el cual esta cambiando la visión de la enfermedad hacia  el entendimiento de que la biología siempre busca la forma de adaptarse mejor a la  vida. VECTORESVECTORES.2

Camino al Centro

CAMINAR AL CENTRO es llegar a la sensación de estar de observador, desindentificado con el drama y con la personalidad. Más interesado en la experiencia, la exploración y la emanación del ser, viendo todo como experiencia y expresión.

Con disciplina y práctica la persona llega cada vez más al espacio de honrar quien es, de sentirse contenta y en paz, y como consecuencia, honrar y agradecer a todos los seres que la han acompañado; a sus ancestros que eficientemente se adaptaron a la vida y a su historia que la han conformado como el ser que es hoy.

Incluyendo día a día más recursos y valores, estará más en el CENTRO, decidiendo, desde ahí, la dirección, los colores y reacciones ante la vida. Tendrá la curiosidad, de descubrir y dejar que la vida fluya a través de sí, sorprendiéndose con todos los acontecimientos, dejando que todo sea espontáneo, sin expectativas, a cada momento. Parará la lucha interna y como consecuencia la guerra externa, entendiendo que el otro es su espejo, su maestro que tan sólo refleja la parte negada de sí mismo.

La meta es entender que no hay nada que negar ni cambiar y que al aprender a conectar con todo lo que soy, bueno y malo, contacto con la fe real, sentida, experimentada en un universo físico (physis= acción de hacer, nacer, crecer) benigno, sabio, que se adapta para la vida, que es el valor máximo.

Al llegar al entendimiento de que la aparente negatividad es el contraste necesario para ver, entender y lograr nuestro máximo potencial, nos damos cuenta de que todo está bien y es parte de la expresión, experimentación, expansión y el placer de vivir.

Creo firmemente, que entre más personas logremos estar en nuestro CENTRO, predominará mayor responsabilidad, honestidad y madurez en este planeta.

“CAMINAR AL CENTRO es llegar a la percepción de la perfección y al agradecimiento de todo lo que es.”